VUELTA CICLÍSTICA
A CUBA

La vuelta ciclística es una aventura de osados que contagia adrenalina. Para un fotorreportero constituye la oportunidad única de atrapar con el lente las más impensables instantáneas de humanos sobre bicicletas.

Ser testigo del descenso de los pedalistas por la empinada Farola baracoana o de la dura escalada de Tope de Collantes, con su impresionante Curva del Muerto, hace a uno cuestionarse la cordura de los participantes que, pedalazo a pedalazo, durante 15 días, recorren unos 1.780 kilómetros de territorio nacional.

Sin concluir la epopeya comienza la nostalgia. Quedan atrás los innumerables pueblos, con sus habitantes eufóricos saludando la caravana.