CAZANDO
INSTANTES

No hay nada más placentero que salir cámara en mano cazando instantes y descubrir en calles familiares o desconocidas, detalles, personajes y momentos únicos.

Creo que fotografiar es una profesión en la que es mejor pedir disculpas antes que permiso. Yo “disparo”, a través del lente de la cámara, a las personas para luego recibir resignado la mirada incómoda o la sonrisa agradecida del que se sabe inmortalizado.

Es éste mi hobby: colecciono momentos.